Verde que te quiero verde

Verde que te quiero verde

¿Qué os sugiere el color verde? A mí, verduras. Pero os desglosaré la palabra verde a ver que nos da como  resultado.

  • V: Vitaminas. las verduras nos aportan gran parte de ellas, también minerales.
  • E: Esenciales. Comerlas a diario es una prioridad para nuestra salud.
  • R: Resistencia. Grandes aliadas para aguantar un entrenamiento intensivo.
  • D: Diuréticas. De gran ayuda, sobre todo por el contenido de fibra que aportan.
  • E: Energía. Tienen el poder de proveernos de ella.

Nos aportan, carotenoides, clorofilas, ácido fólico, vitamina E, etc. desintoxica el organismo, oxigena y depura la sangre a la vez que mejora y favorece la regeneracion celular, por eso es un antiaging perfecto.

Escoger verduras de color verde es todo un beneficio. Es importante, una parte de su consumo en crudo, pero cuidado por la difícil digestibilidad, en este caso siempre cocinarlas, aunque en este último pierdan parte de sus propiedades entre vitaminas y minerales. hay que comer diferentes tipos de vegetales de este color verde para obtener un sin fin de ricos nutrientes.

Dietista, Isabel Avivar   

Comer de forma consciente

Para comer de forma consciente, incorpora cada día un paso de los que te voy a mencionar,  para que sea más fácil aplicarlos y practicarlos el resto de tu vida. Aquí te dejo algunos tips.

  1. Evalúa el hambre antes de comer, en una escala del 1 al 10. Puede reducir el hambre  emocional.
  2. Huele, toca y saborea los alimentos que vayas a comer.
  3. Evita comer de pie o mientras estás cerca de la nevera.
  4. Usa platos bonitos  de colores, con los blancos llenas más el plato.
  5.  No mires la TV. Te distrae de la alimentación consciente.
  6. Céntrate solo en comer, no realices otra tarea si no, dejaras de comer conscientemente.
  7. incorpora alimentos integrales, frutas y verduras, al tener más fibra regula tu nivel de azúcar en sangre y así evitarás  que te des atracones.
  8. Deja el tenedor en el plato después de cada bocado, te ayuda a ir más despacio.
  9. ¿te atreves a comer con tu mano no dominante? Esto puede reducir un 30% menos la ingesta de alimentos.
  10. Bebe agua a sorbos pequeños y come despacio.
  11. Muévete. Realizar yoga ayuda a las personas a ser comedores conscientes.
  12. Antes de comer, haz tres respiraciones profundas vuelve tu mente al presente.
  13. Perdónate, evita auto-criticas y encuentra palabras positivas.
  14. No luches contar la ansiedad por comer, se consciente de esto y responde ¿estás pensando en chocolate o cualquier alimento procesado? ¿Es un hábito de media tarde? ¿Hay alguna alternativa más sana? Ignora la ansiedad la hace más fuerte.
  15. Hidrátate, la sed puede parecer hambre.
  16. Duerme 8h. a veces no dormir bien desajusta tu apetito  y hace que estes más hambriento.
  17. Déjate para el final tu comida favorita, te dejara en la memoria la sensación de satisfacción.
  18. Encuentra una distracción antes de lanzarte a comer.
  19. Cocina conscientemente disfrutando de este proceso.
  20. Planifica el día de antes tu menú.
  21. Pon los alimentos saludables a la vista, como la fruta, verduras, y mantén los alimentos insalubres lo más alejado posible de la vista, ayuda a que tu mente los olvide.
  22. Sé consciente de quien te acompaña en cada comida, las personas tienden a comer inconscientemente. Toma tu iniciativa de comer a un ritmo diferente.
  23. Pon más esfuerzo en lo que haces bien en vez de cambiar lo que no te gusta. Los hábitos saludables   con poco esfuerzo.
  24. a veces cambian los insanos.
  25. Focalízate en los alimentos nutritivos. Escoger los alimentos adecuados en primer lugar, dejará menos espacio en tu mente y estomago para calorías vacías.
  26. Escríbete en un posit, para que te recuerde siempre comer conscientemente.   

Dietista Isabel Avivar.

¿POR QUE NO ADELGAZO?

¿Por qué no adelgazo?

He tendido siempre a tener un cuerpo curvy. He sufrido en primera persona las idas y venidas de los kilos. Así que sé de lo que escribo y sé de lo que hablo. Y sobre todo conozco esos sentimientos de frustración cuando engordaba, y de empoderamiento cuando adelgazaba.

A día de hoy, tras un cáncer muy agresivo de mama y con una medicación hormonal potente he recuperado kilos, pero me siento como una diosa.

Así que estoy preparada para ayudarte.

  • 1. Hay dos motivos principales por los que fracasa el mantener el peso ideal, La frustración de subir y bajar de peso, que conlleva sentimientos de ineficacia y   aparición de creencias limitantes de tres tipos:
  • De capacidad (no voy a poder, no voy a ser capaza…).
  • De posibilidad ( es imposible llegar a ese peso, soy incapaz de ponerme a dieta).
  • De merecimiento (no me lo merezco, soy gord@ y punto, total las dietas a mí no me funcionan).
  • 2. Otro principal inconveniente (motivo), aparece cuando llegamos al peso saludable. Una vez cumplido el objetivo de perder el peso, perdemos el foco,  pensamos que por llegar a este peso ya se mantiene solo para el resto de nuestra vida, y eso a estas alturas ya debes saber que es un ERROR.

No sirve de nada hacer dieta si no cambias los hábitos, porque volverás a recurar el peso perdido,”por eso el temido efecto yoyó”. Esto altera Psicológicamente, repercutiendo en nuestras emociones, provocando ansiedad, estrés y frustración (volviendo a aparecer las creencias que te limitan). Como consecuencia: La aparición de los temibles atracones, que pudiendo ser de alimentos sanos son de productos procesados, llenos de calorías, que nos chutan en vena una sensación de ‘bienestar momentáneo’ ( ‘que le den’, ‘paso’, ‘ me voy a poner como una foca otra vez, no pasa nada ya haré dieta’…. ).

No me olvido de mencionar que vivimos en una sociedad donde todo se celebra alrededor de la mesa (cumpleaños, bodas, comuniones, quedar con amigos…).

Estamos en un constante círculo vicioso.

Dentro de esa trampa de la comida basura, nos da igual la dieta y los kilos y tras ese atracón vuelve a bajar la autoestima, vuelve la sensación de ineficacia,  y todas nuestras ideas limitantes mucho más reforzadas.

Ha llegado el momento de parar, de volver a plantear nuevas estrategias que se adapten a nuestra manera de actuar, que transformen y mejoren la comunicación con nosotr@s mism@s y la alimentación saludable.

Soy muy consciente de la complicación y del reto que supone este cambio de estrategias, pero recuerda que, Si siempre haces lo mismo obtendrás los mismos resultados. Fuera culpas, fuera la palabra dieta,  es tan simple como complicado:

  • Adaptar tu alimentación a tu manera de vivir.
  • Cambiar la perspectiva.
  •  Encontrar los motivos, los porqués, los para qué.
  • Acoplar alimentos, gustos, recetas.

Te ofrezco todos mis conocimientos sobre la dietética y el coaching nutricional.

Por  Dietista Isabel Avivar

Radioterapia

Segunda parte del tratamiento con radioterapia.

Tras pasar por todo un calvario con este tratamiento, ¡por fin término la radioterapia! Pensaba que nunca llegaría el día. Los efectos secundarios fueron muchos pero, tengo que decir que el pecho nunca se me quemó con herida, si empecé a pelar la piel y tenía un color marrón- negro.

Creo que no me salió herida porque fui muy, muy, muy, muy, constante con las cremas, me compre por recomendación la que me recetaron antes de empezar el tratamiento, pero también use la nívea de lata ¡a demanda!.Solo os digo que seáis constantes con la crema.

 Yo no pude encontrar información al respecto y la verdad, lo hubiera agradecido, porque aunque sé que cada persona tiene diferentes síntomas, las experiencias vividas son una información muy valiosa. Terminé con el tratamiento el, 1 de diciembre de 2018 y me realizaros 30 sesiones de Radioterapia. Sentí alivio, felicidad, estaba relajaba, ya podía dormir mejor, ¡por fin finiquité la artillería pesada!, quimioterapia, cirugía y radioterapia, ¡buff!  Comienza una etapa distinta. Al primer médico que visite fue al Dr. A. Lllombart, en Oncología, yo tendría que empezar a tomar Tamoxifeno. Lo vi un fármaco  inofensivo hasta que empecé a leer y a escuchar a otras pacientes en la sala de espera, que, auguraban un montón de dolor de huesos, articulaciones, calambres, sofocos nocturnos, insomnio, etc.jajajajajajajajjajjaa, no quiero reír, pero después de lo vivido la verdad, no tenía muchas ganas de pasar por eso.

 Mi experiencia con el fármaco no es para nada lo drescrito, puede ser, un poco de dolor en alguna articulación, 10k mas de mi peso, sudoración excesiva general diurna (aunque no me mueva, también será por menopausia), también estoy más despistada y me cuesta retener lo que leo, me ha mermado el pelo del cuero cabelludo, ya que no tengo todo el pelo aun  y  me sigue saliendo débil, al final lo del pelo, menopausia y peso es lo de menos ¡SIGO ESTANDO AQUÍ, VIVA, PARA SEGUIR VIVIENDO LA EXPERIENCIA DE LA VIDA!.

Tengo pautada la pastilla hasta 2 años, incluso es posible que lo alargue o la cambie.  

Ahora estoy con visitas cada 3 meses, revisiones, analíticas… y por fin todo tranquilo.

Deseo  que os sirva como referencia aunque tener claro que fisiológicamente no somos iguales. Todo pasa y la vida sigue… ¡FUERZAAA!

TRATAMIENTO CON RADIOTERAPIA

En esta foto empezaba el tratamiento de Radioterapia, fijaros en las pinturas rupestres del pecho ;)), ya empezaba a tener la sombrita de pelo…

Efectos secundarios de  la radioterapia

Tras la entrevista con la Radióloga del hospital. Me hicieron una serie de pruebas antes de empezar con el tratamiento de radioterapia y me  pautaron 30 sesiones.

Empecé con muchas ganas ya que me parecía más inofensivo que la quimio. Una amiga que ya había pasado por esto me dijo que no subestimara este tipo de tratamiento.

Empecé a notar los primeros síntomas a la semana, ya iba acumulando toxicidad en mi cuerpo y claro después de 8 sesiones de quimio, mis defensas no respondían.  

Los síntomas que empecé a notar fueron, cansancio, febrícula, fatiga al respirar, la mama estaba bien, quizás un poco irritada pero nada más y molestia al tragar.

Transcurridos 15  llegue a la consulta con lo que yo creí que era un cuadro de ansiedad, la doctora me examino y me pauto una serie de medicamentos, incluida una analítica y una placa de tórax,  no podía respirar bien, la espalda me dolía muchísimo, perdí casi 4 kg en una semana, tenía ganas de llorar todo el día y por supuesto la fatiga se había apoderado de mí (No podía dar un paso sin parar en el siguiente).

Cuando me hicieron la analítica y la placa se dieron cuenta lo que estaba pasando. Tenía inflamado el  hígado, tenia neumonía y tenía una pericarditis ¡madre mía bendita quimio! Paralizaron el tratamiento unos días hasta que desapareció todo y llegara un poco a la “normalidad”.

continuara…

CIRUGÍA PARA EL CÁNCER DE SENO.

Mastectomía después de la quimioterapia.

El post operatorio:

¡El post operatorio fue genial! entre otras cosas porque sabía que ya no tenía el maldito cáncer ¡POR FIN! ¡TODO LIMPIO!.

Tome analgésicos recetados por si me dolía algo, pero deje de tomarlos al tercer día ya que no tenía ninguna molestia que no se pudiera soportar. Empecé hacer ejercicios con el brazo (por recomendación médica), constaban de pequeños movimientos suaves que realizaba a diario.

De los efectos secundarios que noté después de la operación, fue una sensibilidad y adormecimiento en el brazo y la mama, el cirujano me dijo que estaba todo dentro de la normalidad, y que con el paso del tiempo seguramente molestaria menos, y que incluso cabía la posibilidad que apareciera el tan indeseado linfedema, si no ahora, mas adelante.

Los días pasaban y yo seguía con mi rutina de ejercicios y sobre todo salia a caminar, no fué un inpedimento llevar el incomodísimo y antiestético drenaje (Redón), que tuve que llevar 15 días, aunque existia la posibilidad de que me lo dejaran más tiempo, ya que al no parar de moverme no dejaba de salir líquido. Aun tuve suerte que me quitaran el drenaje pronto, eso sí, en la cura me dijeron que tuviera cuidado y que limitara los movimientos del brazo para no crear un seroma.

Me compre un sujetador tipo camiseta que encontré tipo licra, que levaba unas cazuelitas, la verdad que iba comodísima, ya que tuve problemas para vestirme y desvestirme por no tener la mobilidad del brazo necesaria.

el transcurso de los días hasta empezar con la radioterapia fue muy tranquilo, para mi era como si hubiera acabado con el tratamiento. Me miraba al espejo viendo a una persona extraña, hinchada, pero con ilusión de vivir. y casi sin darme cuenta llegó el día de empezar con la radioterapia.

Cirujía para el cáncer de seno y linfadenectomía. Aunque apenas puedo levantar el brazo, a 15 días de la operación y la cicatriz esta genial
Cirujía para el cáncer de seno y linfadenectomía. Aunque apenas puedo levantar el brazo, a 15 días de la operación ¡la cicatriz esta genial!.


CIRUGÍA PARA EL CÁNCER DE SENO.

Mastectomía después de la quimioterapia.

Cuando recibes el diagnostico que tienes cáncer de mama, para la gran mayoría de las mujeres es devastadora la noticia ya que, se asocia con la idea de que te vas a morir.

En este estado emocional al cual te enfrentas también te viene la noticia de que tienen que hacer una mastectomía total (teta fuera) o parcial y extirpación radical de los ganglios linfáticos axilares, con esto último me vinieron muchas dudas, en la biopsia el ganglio centinela + 1 salían mal, con la quimio parece ser que revirtió según el último diagnostico de pruebas preoperatorias con resonancia magnética, me alegre por ello ¡algo menos que quitar! pensé, pero me duro bien poco.

Una vez tuve el preoperatorio acudí a la visita del cirujano, el me explico todo con mucha paciencia, serenidad y cercanía. La intervención iba a ser mastectomía parcial o tumorectomía y extirpación de todos los ganglios axilares, … ¿todos?, esto me causo asombro pero con mucha delicadeza me expuso los motivos, en algunas pruebas parece ser que me daban un falso negativo y en otras positivos y por eso no contemplo la posibilidad de no quitarlos, al contrario los quitarían y examinarían in situ con la patóloga. Encontraron micrometastasis en alguno de ellos ¡pues menos mal que los quitaron!

No puedo estar más agradecida de la intervención quirurgica, para quitarse el sombreo Dr. carlos A. Fuster Diana.

una hora depues de la intervencion quirurgica. ¡Limpia de cáncer!
¡yuuupiii! ¡yuuupiii!

¿como alimentarse cuando tienes cáncer?

4ª Parte:

Hurgando en mis archivos encontré una tabla que le hice a una chica que estaba a dieta y aunque no la hice para el cáncer, todos los alimentos que se nombran son buenos en la prevención contra esta enfermedad. A mí me vino muy bien, para ir introduciendo alimentos y especias que de alguna manera no estaban tan presentes en mi vida ni en mí día a día y que de alguna forma me podían beneficiar.

Con mucha paciencia y tiempo (se puede decir que de este último tengo bastante) fui incluyendo estos alimentos, no tenía nada que perder y como me dijo un maestro y amigo ya fallecido el Dr. Nestor Luis Asurey «si bien no te hace, mal no te va hacer»¡Grande Dr. Asurey!.

                        ALIMENTOS

CONSUMO DE

ALIMENTO

DIARIO

ESPECIAS: cayena,jengibre,cúrcuma,Pimienta, canela, clavo, cardamomo,…Las especias son antiinflamatorias, por eso Mejoran el estado de ánimo.      

Deberían incluirse  a diario en nuestras Recetas.

Alimentos ricos en omega 3 EPA Y DHA: salmón, bonito, bacalao, Trucha, caballa, sardina, boquerón, mejillón, dorada, lubina, lenguado, sepia, algas, nueces, semillas de chía, semilla de lino, aceite de pescado….

 

 

El consumo de estos alimentos tienen que ser a diario, el equilibrio entre omega 3 y 6 sería lo ideal. pero priorizaremos más por los omega 3, los omegas 6 son más fáciles de obtener a diario.

Para armonizar nuestras células: nueces, pistachos, tomate, cerezas, plátano, piña, fresas, frutos rojos, naranja, legumbres (si son germinadas mejor), arroz y pasta integral,…

Fíjate en la variedad de estos alimentos, incluirlos en nuestro menú debe ser prioritario.

Alimentos como: vegetales de hojas verdes, pepino, sandía, plátano, manzana, remolacha, aguacate, legumbres, cúrcuma, frutos secos, semillas de sésamo, cáñamo y calabaza, avena, chocolate, huevos, lácteos, pescado, aves de corral, espárragos, acelgas, boniatos, levadura de cerveza….  

La oxidación de ciertos neurotransmisores,  genera radicales libres, este daño se puede reducir, con frutas y hortalizas ricas en antioxidantes, que neutralizan este efecto.

La vitamina D: los alimentos principales son los huevos, el pescado azul, el aceite de pescado, los quesos, aguacate y setas…

Un déficit de esta vitamina se asocia entre alguna de sus causas el antojo por comer dulce, el nerviosismo, desánimo…

El complejo de vitaminas B juega un papel muy importante en la regulación del estado emocional de la persona. Regulan la producción de neurotransmisores.

Hortalizas de color verde, legumbres, albahaca, perejil, naranja, mandarina, pescado azul, cereales integrales, plátano, aguacate, coliflor, coles de bruselas, frutos secos, sésamo, menta, eneldo, carne, huevos…

Si te das cuenta muchos alimentos se repiten, por eso es buena la variedad de ellos a diario.

 Una dieta mala, el estrés, etc., favorece la producción de radicales libre. Necesitamos neutralizar con alimentos antioxidantes, de los cuales destacamos el tomate, rico en vitaminas y minerales de las cuales destaca la vitamina C, A y K,…

Toma tomate a diario, pero sobre todo fíjate en todos los alimentos que aporten el color naranja, el rojo y amarillo. ¡Que vivan los colores!

Prepárate un menú que contenga la mayoría de los alimentos mencionados.

Ayudan a diario a controlar la ansiedad, para que no ocasione la ingesta compulsiva por otro tipo de alimentos.


Como te transforma el cáncer

LO QUE TE TRANSFORMA EL CÁNCER.

Durante la quimio sacas fuerzas de donde no sabías que existían, es como si estuvieras en una carrera llena de vallas o de saltos con pértiga ¡TOMA YA!, te desesperas pensando… ¿cuando se irán todos esos efectos secundarios? angustia, mareos, dolor muscular y articular, alteraciones en la piel,…, solo sé que lo primero que a aprendí fue a tener «infinita paciencia» y no siempre claro, mi cuerpo no era el mismo, iba a otro ritmo. Tuve que desaprender hábitos y costumbres que en ese momento no me beneficiaban, cosas que antes hacía sin problema ahora me costaba el doble. Todo cambiaba en mi vida, pero era yo realmente la que estaba cambiando.

Es cierto que yo nunca me trate como si estuviera enferma, incluso quería normalidad en mi entorno, tanto familiar, como con mis amigos. La gente te dice que tienes buen aspecto, aunque la verdad, voy muchas veces sin pintar, eso me hace sentir fuerte y me empodera frente al cáncer. Hay personas que piensan que tener buena cara o ser positivas/os acaba perjudicándonos, piensan que mas tarde o más temprano tendrás una recaída, no sé si es porque esperan vernos llorar por las esquinas, débiles o escondidos sin salir de casa.

Mientras hizo frío use gorros y pañuelos, pero llego el verano y me desmelené (no tenia pelo, claro). Es increíble lo rara que te sientes y sobre todo lo desnuda que te hacen sentir las personas, ¡te sientes súper observada!, pero se pasó con los días, incluso me sentía liberada de no pensar que tenía que ir a la peluquería. Sé que suena raro pero me tome con mucho humor esta situación y sobre todo bromee con mi nueva identidad.

Estaba en mi 7ªquimio

El cáncer tiene problemas sociales. Mientras que hay personas que necesitan de cuidados 24 horas y los familiares no pueden cuidar de ellas/os porque trabajan, también personas que como yo, trabajamos cara el público en una clínica y no sabes qué imagen darás por no tener pelo. El cáncer puede llegar a destrozar a las personas de tu alrededor o se separan o se unen mas. Pero se crea otra familia en la intimidad de un cuarto con sillones, personas que no conoces de nada y de repente se respira una complicidad entre desconocidos, ya que los que estamos allí es por la misma causa. Es un estado que te aporta lucidez y complejidad a partes iguales. Atraviesas una situación en la cual no dejas de aprender, es como un paquete de experiencias extremas, donde te juegas la vida mientras te enfrentas a lo que supuestamente eres. Empiezas a lidiar una batalla con tu yo interno, no porque piense porqué me ha pasado a mí, sino en busca de soluciones de cómo gestionar tu propia vida…

Empiezas a relativizar, a pensar que es lo prioritario para ti, aprendes a parar, incluso hay una parte muy lejana de miedo ¿y si me muero? pero ese miedo ya no existe ¡pues viviré para contarlo!. solo hay que pensar que no somos inmortales, que aquí no se queda nadie, que esta vida venimos a vivirla, a aprender y a disfrutar.

¿Como alimentarse cuando tienes Cáncer?

Tercera parte:

Mencionar de nuevo, que esto esta basado en mi propia experiencia. Cuando te detectan un cáncer te asaltan dudas sobre lo que estás comiendo o haciendo en tu vida, y vuelves a replantearlo todo otra vez. Empecé a ejercer conmigo misma mi propia profesión, recalculando las cantidades de alimentos y evitando comer otros.

Cuando empecé a tener angustia con la quimio, tomaba un antiemético (primperan) recomendado por el oncologo, pero también me preparaba infusiones de jengibre por no abusar de los fármacos, reconozco que entre el antiemético y el jengibre no tuve ningún vómito.

Soy una enamorada de las especias, investigue las propiedades de alguna de ellas, libros que mencionaban los beneficios de la cúrcuma, donde se les atribuía propiedades antiinflamatorias y antioxidantes (limpia el organismo de radicales libres). Todas las mañanas en ayunas (menos los dos primeros días de la quimio) me hacía mi preparado: cucharada sopera de aceite de oliva virgen extra, un gramo de cúrcuma y una pizca de pimienta negra molida, si esto no me hizo bien, por lo menos mal no me hizo. quería experimentar conmigo misma (yo soy de las que dicen que nadie te lo cuente) y solo conocía a una persona que lo había tomado. Yo lo consumí durante todo el tratamiento y más.

Alimentos que empecé a evitar porque crean un poco mas de inflamación fue la carne, me quite la leche de vaca, los quesos en su gran mayoría, ya que los consumía a diario y por supuesto todos los alimentos procesados, harina, pasta y arroz blanco, azúcar de mesa, dulces. La carne la empecé a tomar de 1 a 2 veces por semana, pavo o pollo y 1 vez cada 15 días carne roja. Incremente en mi dieta todo tipo de pescados, los consumía a diario y una gran variedad de ellos, pescados blancos, semigrasos, grasos, incluso algo de marisco. Empecé a tomar bebida de avena, queso fresco, yogur desnatado y kéfir, les añadía una cucharada sopera de semillas como sésamo, chía, lino, cáñamo, pipas de calabaza, pipas de girasol, nueces, copos de avena.

Las verduras que nunca faltaron en mi plato fueron el brócoli, la remolacha en crudo por su mayor riqueza nutricional, todo tipo de hojas verdes, tomate( aunque este con llagas en la boca no es lo más recomendable). fue mi prioridad darle color a mis platos.

Uno de los efectos secundaríos también muy molesto, es cuando empiezas a hincharte y coger peso que no tenías. Es importante seguir controlando la cantidad de comida que ingerimos y añadir poca sal a las comidas. Yo me cocinaba 5 veces a la semana una tortilla francesa con perejil y 2 infusiones todos los días de infudren de Hornimans, a mí esta marca de infusión me ha ido muy bien.

Pautas a tener en cuenta: Una de las claves importantes a parte de la alimentación ha sido el ejercicio físico, en cuanto la quimio me daba tregua yo me iba a caminar o correr, para mí ha sido fundamental. La quimio te destroza física y emocionalmente y quedarme en casa no era la solución, hay que ponerle ganas de más, pero sin sobre pasar o pasar por encima de lo que sentía. Yo solo pensaba que era lo mejor para mi estado emocional, mi fisico y mi mente. Lo que estaba haciendo conmigo era un entrenamiento interior, si el cáncer había llegado hasta mí, tenía que sacar el lado bueno de ello. La practica diaria de una buena alimentación y el deporte me hacía sentir mejor, incluso los dolores articulares, los huesos y músculos mejoraban. Caminaba una hora diaria.

Nadie dijo que fuera fácil el equibrio