Vanguardia y Belleza.

Esta bella pintura del artista Adriantorres_art me ha inspirado esta mañana. Y me ha traído a la mente mis vicios. La psicología y la belleza.

Para mí es una realidad que la personalización de los tratamientos de belleza va a cambiar la manera de trabajar de los profesionales.

Es una realidad que cada vez más, el cliente viene con un síntoma, signo, necesidad o ‘problema’ que quiere solucionar. Y es algo tan personal, tan íntimo, tan individual que tenemos que estar preparados para poder responder a esa necesidad. No se trata de darle a todo el cliente que pasa por la puerta lo que acabamos de aprender o comprar. Se trata más bien de poner sobre la mesa todo lo que hemos aprendido y comprado y elegir lo adecuado para ese cliente en ese momento.

Es una realidad que los últimos avances en aparatología, estilismo, tendencias, perfumes, cosméticos son herramientas en nuestra mano para utilizar no a todos los clientes si no a cada cual lo que precise, necesite y desee. Es la’ personalización en persona’ y en CORPOCARE no podemos mirar hacia otro lado.

Es una realidad que la personalización de los tratamientos va a dar una vuelta de tuerca porque se va a enfocar en el respeto a cómo cada cliente sienta cuál es su necesidad dejando atrás la exclusividad en los tratamientos y ventas de cosméticos y el uso de las redes como orientación de lo que otros se hacen o llevan.

En definitiva. EL SECTOR DE LA BELLEZA SE VA A IR CONVIRTIENDO EN UN COLLAGE LLENO DE LO MÁS ÍNTIMO Y PERSONAL DE CADA CLIENTE.

Y yo muero de amor por ese camino que estamos andando en este maravilloso sector.

Isabel

Hace dos años pasé por un duro proceso que solo conoce bien quien lo pasa como yo. Cáncer de mama.

Escribiré sobre la alimentación en este momento de la vida que a algun@s nos toca pasar. Alimentarse en esa esa etapa es fundamental pues las defensas son lo más importante

Esto es solo mi punto de vista, no pretendo ni sentar cátedra, ni ser una científica.

Solo espero que te sirva como apoyo o conocimiento de esta nueva situación que estás pasando; siempre desde mi experiencia personal.

Siendo bien pequeña le decía a mi madre que quería ser pinchadora (enfermera), entonces veía al practicante como un dios: nos pinchaba y con lo que nos ponía nos curábamos a los pocos días, y esta visión del `ponerse buena’ fue determinante para empezar a estudiar todo lo que puediese relacionado con las ciencias de la salud.

Provenir de una familia muy humilde y ser la tercera de cinco hermanas curtió mi carácter, siempre he sido cabezota y no me ha temblado el pulso para trabajar y estudiar al mismo tiempo.

Comencé con mis estudios auxiliar de enfermería, finalizados estos continué con enfermería hasta que un día, leyendo dos de las frases más famosas en referencia a la salud:  ‘Sea el alimento tu medicina, y la medicina tu alimento'( Hipócrates) y ‘Somos lo que comemos’ (Ludwig Feuerbach), resonaron tan fuerte en mi interior que dejé  lo que estaba haciendo y comencé a estudiar el Grado Superior en dietética y nutrición, en Valencia,  finalizando en el año 2012; compaginé estos estudios con un Máster en coaching nutricional y otro  Máster en Cosmetología.  Como el saber  no ocupa lugar reanudé la convalidación a Grado en Nutrición Humana y Dietética en la universidad católica de Murcia.

Mi formación y mi trabajo desde hace 15 años están vinculados al cuidado de las personas en cuanto a la orientación de una vida más sana y una imagen inmejorable.

Hoy por hoy estoy convencida de que mi cáncer quedó aislado, incomunicado porque yo y como soy yo: lo aislamos, lo dejamos encerrado y enterrado a base de buena alimentación, ejercicio y mucha fuerza de voluntad. Esa fuerza y esa experiencia personal es lo que deseo darte con todo lo que aquí leas.