Cáncer de mama.

En la foto que he colgado me están rasurando el pelo, me caía muy rápido. El oncólogo me aviso, pero no creí que fuera tan deprisa.

Cuando te detectan un cáncer, siempre piensas que el diagnostico puede estar equivocado, se detiene tu vida, te hace reflexionar en lo que a pasado. De repente entras en esa rueda multidisciplinar de, médicos, enfermeras, psicólogos y más médicos. Te mandan todo tipo de pruebas, unas para verificar nombre y apellidos del cáncer y otras para descartar que no exista otro foco de células malas en otro órgano, ¡ah! pero… ¿puede haber algo mas por ahí? y como te dicen los médicos…poder puede.

Fuè duro decirlo a la familia, ellos han estado cuidando de mi incondicionalmente, mis padres y mis hermanas sois todo para mi. Amigas/os con los que te echas unas risas en los peores momentos, pero saben estar a tu lado respetando el silencio y el malestar que esto te causa o las que habían pasado por un cáncer, son de gran ayuda contando su experiencia. ¡GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS! ¡OS QUIERO INFINITO!

Yo solo pensé, esto no va conmigo. Aquí empieza todo…

Mi primera parte fue la quimioterapia, me esperaban 8 sesiones, que para nada fueron agradables, el oncólogo te lo explica muy bien y aunque te dice que no tienes que sentir una serie de efectos secundarios, no se porque pero tu sientes  esos y alguno más.

Mejor resumir los efectos secundarios en cuanto a: angustia, mareos, fatiga muscular, sensibilidad en la piel, en fin, dejas de ser persona, esa es la sensación. No obstante si hay personas interesadas en que argumente un poco más, lo haré encantada.

Es cierto que todas las infusiones de quimioterapia no contienen los mismos medicamentos ni tampoco las proporciones de medicamento son igual. por eso, no todos los efectos secundarios son los mismos. Ni siquiera dos canceres siendo iguales reaccionan de la misma forma. Fisiológicamente somos todos tan distintos.

A los 20 días de la primera quimioterapia se me cayó el pelo, creo que lo pasaron peor los que me rodeaban que yo misma. Pensé que iba a ser un cambio brusco, pero lo acepte muy muy bien, incluso pude bromear ¡ Me iba a quedar calva! yo no lleve peluca, si pañuelos, pero cuando se fue el frío me los quite. No fue un acto de valentía, yo, no me sentía identificada con ello, pero sobre todo, no me sentía enferma.

No es fácil poner buena cara al mal tiempo, yo, no me lamenté por la situación.

 

 

 

 

 

Declaración de intenciones

Este blog tiene un principio… un final tal vez no.

Es mi intención dar un poco de luz a aquellas personas que,  al igual que yo buscamos información en referencia al cáncer.

Esto es solo mi punto de vista, no pretendo ni sentar cátedra, ni ser una científica.

Solo espero que te sirva como apoyo o conocimiento de esta nueva situación que estás pasando; siempre desde mi experiencia personal.

Siendo bien pequeña le decía a mi madre que quería ser pinchadora (enfermera), entonces veía al practicante como un dios: nos pinchaba y con lo que nos ponía nos curábamos a los pocos días, y esta visión del `ponerse buena’ fue determinante para empezar a estudiar todo lo que puediese relacionado con las ciencias de la salud.

Provenir de una familia muy humilde y ser la tercera de cinco hermanas curtió mi caracter, siempre he sido cabezota y no me ha temblado el pulso para trabajar y estudira al mismo tiempo.

Comencé con mis estudios auxiliar de enfermería, finalizados estos continué con enfermería hasta que un día, leyendo dos de las frases mas famosas en referencia a la salud, la primera,  la dijo uno de los más grandes en medicina, Hipócrates,  ‘Sea el alimento tu medicina, y la medicina tu alimento’, o la famosa  frase ‘somos lo que comemos’, del filosofo y antropólogo alemán Ludwig Feuerbach, algo que a priori parece tan simple resonó tan fuerte en mi interior que dejé  lo que estaba haciendo para estudiar el Grado Superior en dietética y nutrición, en Valencia,  finalizando en el año 2012; compaginé estos estudios con un Máster en coaching nutricional y otro  Máster en Cosmetología.  Como el saber  no ocupa lugar reanudo la convalidacion a Grado en Nutrición Humana y Dietética en la universidad católica de Murcia.

Mi formación y mi trabajo desde hace 15 años están vinculados al cuidado de las personas en cuanto a la orientación de una vida más sana y una imagen inmejorable.

Hoy por hoy estoy convencida de que mi cáncer quedó aislado, incomunicado porque yo y como soy yo: lo aislamos, lo dejamos encerrado y enterrado a base de buena alimentación, ejercicio y mucha fuerza de voluntad. Esa fuerza y esa experiencia personal es lo que deseo darte con todo lo que aquí leas.